Cómo hacer un buen curriculum vitae

Vickinga
Vickinga

Todos queremos poner nuestro curriculum bonito y que sea el seleccionado, que se lo lean y nos elijan a nosotros, pero todos lo sabemos, esto no es así en casi ningún caso. Y es que no todos tienen un buen curriculum.

Entonces, ¿Cómo tener un buen curriculum?

Todo suma: si tienes un diseño interesante, vas a entrar mejor por los ojos. Si entras por los ojos, ya tienes una oportunidad más: así que ahora toca convencer por el contenido del curriculum. Si les gusta el diseño pero lo que pone no está claro, dejarán de leerlo, y es una pena, porque ya habías conseguido mucho.

Te enseño a sacarle partido a tu curriculum.

Cómo hacer un buen curriculum y aportar valor en los detalles

Para hacer un buen curriculum y que te terminen de leer, debes aportar valor en los detalles, añadir información de interés y no aburrida. Diferenciarte del resto de curriculums que esa persona se va a leer. Para eso, tendrás que tener en cuenta una serie de datos interesantes, que si los aplicas bien, vas a sacarle mucho provecho. Esos datos van a ir desde el diseño hasta el contenido de tu curriculum.

Diseño creativo del curriculum

Utiliza plantillas y modelos interesantes que puedan destacar las secciones que te interesan para que así sea más llamativo, tanto antes de leerte como mientras te leen. Y si eres diseñador o te atreves tu mismo, puedes mirar ideas y hacerlo tu mismo.

A la hora de elegir los colores del curriculum intenta que no sean colores fuertes ni estridentes, opta mejor por colores pasteles suaves y claros. Por supuesto, nada de grises, negros o blanco total.

De la misma forma, debes tener en cuenta la tipografía que vas a utilizar, el tipo de letra es importante. No es lo mismo elegir una letra que se entienda rápidamente que otra con curvas y pocos espacios. Opta por una tipografía de las siguientes: Arial, Tahoma, Helvética, Times New Roman o Verdana. No te salgas de eso, ya que puede suponerte un gran problema utilizar otras letras como: Comic Sans, Bauhaus, Cooper,…

Foto de curriculum: ¿Cuál es mejor?

Las fotos son un primer contacto con el que verá tu curriculum, porque por excelencia, los seres humanos vemos la imagen antes que leemos el texto. Por eso, si tu curriculum lleva foto, recuerda varias cosas:

  • No elijas una foto que parezca que venías de copas.
  • No elijas una foto que parezca que te vas al ejercito.
  • Elije una fotografía donde se te vea amable pero que parezcas profesional.

Preséntate cómo lo que eres y no por quién eres

Lo primero que van a leer en un curriculum es lo primero que pongas, por eso, si pones tu foto y tu nombre añade a qué te dedicas debajo de tu nombre, en letras claras y que se lean fácilmente (a poder ser, grandecitas). Así dejas claro que eres «Fulanito» el experto en «su materia».

Ten en cuenta que quien te lee debe tener claro en un primer vistazo quién eres, y le dará igual que te llames Manuel como que te llames Pepe. Lo que le va llamar la atención va ser que debajo ponga: experto en…, técnico en…, profesional del sector «tal y cual»,…

Así que cuando pongas en tu curriculum tu nombre, no añadas debajo los datos de contacto (esto es mejor al final, para cuando lo lean todo decidan si llamarte). Añade valor desde el principio y tendrás al de recursos humano leyendo tu curriculum entero. Consigue que tu curriculum sea diferente y no que sea uno más de los ciento y pico que no se leerá.

¿Cómo sabe la persona que te lee que eres su candidato ideal? Sólo leyendo tu curriculum. Pónselo fácil pero también pónselo claro, pónselo en contexto. Diles en que eres lo mejor.

Actualiza tu curriculum dependiendo de la empresa

Algo muy importante: no te vale el mismo curriculum para una empresa que para otra. Es así. Si quieres venderte vas a tener que currártelo de forma individualizada. ¿Qué puedes ofrecer en esa empresa? ¿A qué seguro que no es lo mismo que puedes ofrecer en otra distinta? No todas las empresas son iguales, y tu trabajo o lo que puedas aportar tampoco lo será. Ten esto bastante claro.

Nada de rellenos ni floripondios: especifica y aclara

Nadie te conoce, tienes que venderte. No puedes decirlo dos veces. Te leerán una vez. Deja claro lo que sabes hacer, lo que eres y lo que puedes aportar.

Los rellenos evítalos; las frases sueltas del tipo «Proactivo y ideas creativas», cámbialas por «Proactivo a la hora de dar ideas y trabajar en proyectos nuevos». No te dejes guiar por la pasión y las exageraciones, no valen de nada. Mejor bueno y poco, que malo y mucho. Calidad antes que cantidad.

Si eres el inventor del ordenador qué más da que no tengas estudios o que no hayas trabajado en la vida: da igual, porque eres el inventor del ordenador.

En definitiva, lo que haces a la hora de crear tu curriculum realmente es «venderte» para lo que vales, es decir, mostrar en una hoja todo tu poder, para que en unos primeros instantes tengas una oportunidad, digamos que es como tu primer contacto con la empresa, como si fuese una primera entrevista. Por eso, los rellenos sobran, van a hacer que el otro se aburra o se canse de leer siempre lo mismo y no ver algo diferente en ti.

Proporciona un portafolio y evita las redes sociales personales

¿Vas a añadir tus redes sociales a tu curriculum? Asegúrate de que sean redes profesionales y no personales. A nadie le interesa si tienes novio o no, si tienes perro o si vas de vacaciones a Benidorm. Cuando alguien lee tu curriculum quiere ver datos valiosos para contratarte.

¿Qué mostrar entonces?

Céntrate en mostrar redes o perfiles de valor. Por ejemplo, si vas a echar un curriculum como redactor, seguramente, al de recursos humanos, le interese saber mejor sobre un blog donde tengas algo escrito (mientras más profesional mejor) y pueda ver cómo manejas la redacción.

Si eres diseñador puedes poner incluso un portafolio con enlaces a trabajos anteriores que tengas visibles, o algún perfil de alguna plataforma donde tengas colgados trabajos interesantes (Github, Flickr,…)

¿Sabías que añadir tus redes sociales personales incluso puede perjudicarte?

Ten en cuenta que todos somos buenos y verdaderos, pero cuando llega la hora de la verdad, no es lo mismo estar con la gente del trabajo o estar en el trabajo que estar con los tuyos, en familia o con amigos. En las redes sociales todos tenemos algo que nos puede comprometer, asegúrate de que no sea así. Me lo agradecerás.

Lo mismo debo decirte si realmente tienes trabajos subidos a una plataforma pero en realidad no merecen al pena: mejor que falten a que molesten, si ves que no son buenos, ahórratelos.

Datos inconclusos: especifica tu experiencia

No queda nada bien poner que trabajaste de redactor 5 años en una empresa y guardarte para ti que llevabas el equipo a tus espaldas, o que te elegían para corregir otros documentos porque les gustaba cómo escribías. Si haces algo bueno o tienes experiencia de algo, dilo. Es para eso el curriculum.

Cuéntale qué te gustó de ese trabajo o a qué le sacaste más provecho. Se un poco más tu mismo que una interpretación de lo que quieres ser.

Imagínate para un puesto de trabajo que requiere conducción. Si añades que tienes carnet de conducir, añade también la experiencia (si la tienes) o lo mucho que te gusta conducir y lo responsable que eres al volante.

Experiencia en Internet, redes y el mundo digital

Es un hecho que quien maneja las tecnologías tiene más puntos a la hora de ser contratado. Así que, si destacas en algo del mundo digital, por mínimo que sea, tienes que tener en cuenta que se valora muchísimo, y que sería interesante que lo aportaras.

El conocimiento digital se paga por dos. Si alguien tiene más experiencia que tú en este mundo, de sobra sabes que va primero.

Por eso, tienes que sacarle provecho a lo que sepas hacer y mostrarlo: marketing digital, seo, redes sociales, creación de comunidad, podcast, etc.

Eso sí, no inventes ni des datos falsos y mucho menos de este tipo. Los datos exagerados y el conocimiento que no se tiene se acaba comprobando. Siempre será mejor que seas tú mismo. Del mismo modo, si entiendes de algún tema que creas que es relevante, hazlo saber. Como te dije antes, al inventor del ordenador no se le piden estudios.

Experiencia laboral en empresas que nadie sabe cómo se llaman

Imagina que trabajaste en una empresa que se llama «GlenXR» (me lo acabo de inventar).

¿De qué dirías que trata esta empresa?

Por el nombre seguro que no lo adivinas ni aunque existiera en la realidad.

¿Has visto? Faltan datos y deberás especificar.

No pongas que trabajaste en «GlenXR» durante 7 años, porque por mucha experiencia que tengas en esa empresa, si la empresa que lee tu curriculum no la conoce, de nada sirve. Entonces, descríbela, di de qué trata «GlenXR». Pongamos que es una empresa de paquetería, pues añádelo.

Otros puntos a favor a la hora de crear un buen curriculum

Si has llegado hasta aquí, seguro que eres capaz de armar un buen curriculum tu sólo siguiendo todos los consejos que te damos en Me Gusta Internet, pero tengo que añadirte algunos datos más que pueden beneficiarte a la hora de proporcionar tu experiencia a una empresa:

  • Sé coherente con los datos.
  • Ordena cronológicamente.
  • Añade un portafolio.
  • Añade una carta de presentación.
  • Estructura y ordena tu curriculum en partes diferenciadas.
  • Añade los datos de contacto al final: si les interesa, te llamarán y tendrán los datos justo al terminar de leer tu experiencia.

Y listo. Si te han ayudado a comprender mejor cómo hacer un buen curriculum vitae con estilo pero con sentido, puedes comentar debajo qué has aprendido o qué mejorarías. También puedes compartirlo con tus amigos para que ellos también tengan una buena carta de presentación laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.